Pérdida de hueso

Las infecciones, los golpes o la pérdida de dientes previa puede provocar que no haya hueso suficiente para colocar implantes o u otro tipo de prótesis dental. El uso de técnicas de regeneración ósea o injerto pueden conseguir de una forma natural  y efectiva que se recupere el hueso perdido del propio paciente y rehabilitar los dientes perdidos.